miércoles, noviembre 15, 2006

La hora de los valientes

El sol de verano en Madrid es abrasador. Rusco y yo paseábamos por el barrio de las letras, un caluroso mes de agosto, buscando los escasos hilos de sombra que proyectaban los edificios sobre el ardiente asfalto. No sé muy bien qué hacíamos por allí a esas horas de siesta sudorosa. La calle subía con lo que la sensación de calor era cada vez más aguda, levanté la vista y leí en un cartel con letras de cinta aislante sobre un tablero “JUE OS RECR ATI OS”. La puerta estaba abierta, nos miramos y decidimos entrar.

Era el salón de juegos recreativos más sucio que había visto en mi vida. En el suelo de terrazo faltaban varias baldosas que habían sido sustituidas por cemento aplicado por un enfermo de parkinson, en las paredes había carteles taurinos amarillentos, la mayoría de las máquinas estaban apagadas y todo ello estaba iluminado por una bombilla que colgaba de un casquillo rancio. Los únicos clientes eran un grupo de unos seis niños de aspecto filipino o malayo, que correteaban risueños alrededor de los futbolines y apretaban los botones de una máquina de lucha . Al fondo de la sala un hombre de sesentaytantos fumaba y bebía una copa de brandy ( creo ). Recuerdo su pelo amarillento y con unas ondas grasientas, capilares recorriendo sus carrillos ,dentadura aleatoria tanto en color como en forma, camisa desabotonada con cerquillo en axilas, pantalón de paño fino sin planchar y zapato modelo “jubi” de rejilla. Rusco y yo sabíamos por experiencia que alguien así solo podría regentar un antro con máquinas de calidad suprema, esas máquinas a las que jugábamos cuando nuestras madres nos ponían el pantalón de tergal, nos peinaban con raya al lado perfumada con colonia de la droguería de Sagrario y nos daban la paga del domingo. Así fue, oculta en un rincón del tugurio serena y lacónica esperaba que manos diestras acariciasen un viejo ejemplar de SEGA con un Golden Axe cargado.

No hacía falta que nos hablásemos, avanzamos hacia ella y echamos dos monedas. Yo escogí al enano, y Rusco a la guerrera , una perfecta combinación entre fuerza y magia. Uno de los pequeños malayos que se había posicionado junto a Rusco, para preguntarnos al rato “¿te la paso, te la paso?, dijo:

- Jijiji, has cogido a la chica.

Rusco le miró como solo él sabe hacer y el niño miró hacia el suelo amohinado. Comenzamos con aire despistado pero pronto volvimos años atrás y los aviesos trolls y magos oscuros comenzaron a recibir su merecido. Las pantallas eran superadas de forma grácil y los niños comenzaron a agolparse alrededor de nosotros con aire curioso dejando al descubierto sus blancas dentaduras. Entre espadazo y hachazo solo podía distinguir frases sueltas:

- Estos señores saben jugar muy bien.
- Cuidado Rusco, ese esqueleto tiene muy malas intenciones.
- Vive Dios que recibirá su merecido este malandrín.
- Estos señores nunca pierden.
- Claro que no, pequeño amigo oriental.

Al cabo de media hora llegamos al final del juego, tenía la camiseta pegada al cuerpo por el sudor. Cuando sonó la musiquita de la victoria y la pantalla se inundó de colores pixelados, los niños comenzaron a aplaudir. En ese momento la mirada del viejo y la mía se cruzaron, sus ojos vidriosos delataban un llanto contenido, asentía con la cabeza mordiendo con fuerza el palillo de la boca. Salimos del local y el calor seguía apretando así que decidimos tomar unas cervezas para hacer tiempo hasta que viniesen otros amigos con los que habíamos quedado por la noche.

Envalentonado por nuestra proeza bebí muchos botellines, y luego muchos cubalibres. Esa noche tuvieron que llevarme a casa. Aún vivía con mis padres y recuerdo que mi madre no valoró mi gesta, gritó mucho.


domingo, noviembre 12, 2006

Alegre post de fin de semana

Estaba yo bailando en una boite de esas a las que van los modernos de Madrid al ritmo que marcaba un DJ con cara de melocotón, cuando una joven muy resalada y con estética de estudiante de diseño me espetó a voz en grito:

- ERES GALLEGO O DE ASTURIAS, ¿ A QUE SÍ ? (escribo en mayúsculas para simular gritos)
- NO, SOY DE LEGANÉS.-contesté amablemente.
- ¡AH! COMO TIENES UNA CAMISETA CON UN HÓRREO...YO PENSE... (Llevaba yo mi camiseta popi con una ilustración estampada de un hórreo leonés adornado con la frase “patria o muerte”)
- SI, ES UN HÓRREO, PERO TAMBIÉN HAY HÓRREOS EN OTROS SITIOS, POR EJEMPLO EN LEÓN.

El resto de la conversación no interesa.

Este preámbulo nos aclara un poco el por qué del post de hoy. En él podrás conocer qué es un hórreo. Sin más dilación diviértete conociendo:

EL MÁGICO MUNDO DE LOS HÓRREOS

El hórreo es una construcción eminentemente rural. Pertenece pues a la denominada arquitectura popular, que se diferencia de la arquitectura realizada por titulados, por ser fruto de un aprendizaje que atiende a pautas eficaces desarrolladas durante generaciones y que se caracteriza por dos factores fundamentales: la funcionalidad y la sobriedad. Dependiendo de la zona geográfica esta arquitectura está condicionada por elementos como el clima, materias primas propias de la zona, concepto estético imperante en el momento, y creencias o tradiciones del lugar.

Dicho esto, el hórreo leonés es una construcción de planta cuadrada, que se usa como granero. La característica principal de los hórreos es que se levantan sobre suelo con el fin de aislar lo almacenado de la humedad y sobre todo de los roedores. Se sustenta sobre unos pies de piedra o madera, llamados pegollos, coronados por unas piedras planas pulidas que impiden a los roedores acceder al hórreo. La escalera está separada unos centímetros por el mismo motivo.

Se construyen con madera y la techumbre suele ser de teja, pizarra o constituida por elementos vegetales, dependiendo de la zona.

El hórreo leonés difiere poco del asturiano o cántabro. En Asturias existen algunos con corredores perimetrales protegidos con barandillas de madera. Hay algunos de planta rectangular con más de cuatro pies denominados “paneras”.

Por último Galicia, tiene gran cantidad de ellos catalogados, pero su planta es siempre rectangular, teniendo las dos partes largas ventiladas y constituidas por madera o piedra. En Galicia la cumbrera de la cubierta está ornamentada, por un crucifijo habitualmente. El crucifijo sustituye a tros elementos como bolas, picas, u otros símbolos paganos que tenían como finalidad proteger la cosecha.

Podría hablar mucho del tema pero no quiero aburrirles, así que les dejo.

A por cierto, se me olvidaba decirles que los hórreos han sido siempre grandes picaderos.

martes, noviembre 07, 2006

Roque no es trigo limpio

Este post es un poco extraño, no por lo que cuento si no por la motivación que me lleva a redactarlo, que aún la desconozco, ya que soy consciente de que puede hacerme bajar puntos como persona respetable ( más sabiendo que este blog lo lee gente de mi familia, y clientes de la empresa para la que trabajo)

Bien, queridos amigos y amigas, como ya sabéis desde hace tiempo recorro la blogosfera en busca de comentarios que me resultan simpáticos, como este que encontré en un blog que leo con asiduidad (esprero que me perdone mi amiga castellana por usar un comentario de su blog en el mío).
Es graciosa la amiga Natri, ¿verdad?. Hasta aquí todo bien. El caso es que tengo otro blog donde escaneo los dibujitos que hago en el folio que tengo delante con anotaciones, y luego los coloreo con el Photoshop. Casi nunca comento en este blog, porque me es como muy íntimo y de baja calidad, pero en mi último dibujo ( de hace nueve años, y que publiqué en un fanzine de Leganés ) me ha escrito un comentario una chica que se hace llamar Candela.

-¿ Bueno, si, y...?.- preguntaréis.

Este es su avatar y comentario.


Ante un pecho femenino envuelto en plumas y que además fue vecino mío, aunque juro que jamás lo caté, este débil ser que os escribe accedió a su blog, y ¡oh! Maravilla: Se trata de una bitácora donde una chica publica sin pudor fotos de su anatomía, y además hay tangas, el sudor recorría mi frente y no pude por más que luché contra ello, que dejar un humilde comentario.

Que me gusta Leganés y los tangas es de todos sabido, pero este blog me ha hecho darme cuenta de que no soy tan maduro como creía , pensé que llegado a cierta edad no me haría sudar un blog, claro, que ahora que lo pienso entonces, ¿por qué colecciono fotos de tangas?

Aquí una foto de mi colección privada
P.D.: Camilo, se que vas a entrar en su blog, así que esta es la dirección.


jueves, noviembre 02, 2006

Los Coches de Choque

El otro día monté en los coches de choque. Juré no hacerlo el día en que fui con una chica de mi clase y, me levanté sobre el coche para empujar la ficha, con tal mala fortuna que otro coche nos impactó cayendo yo al suelo de la pista. Allí tumbado, el tiempo se detuvo un instante, la música paró y solo el inminente peligro de ser atropellado me hizo levantarme envuelto en una banda sonora de carcajadas.

Quince años más tarde, volví a ir a esa pista de vanidades donde nada ha cambiado. A continuación y para todos Uds. en rigurosa primicia:

EL FANTÁSTICO MUNDO DE LOS COCHES DE CHOQUE

Bien, primero pinchen la música que les adjunto, y acomódense en su butaca.

Música Maestro ( PINCHA AQUÍ)

¿Qué?... Mejor ahora , ¿no?. Solo falta un poco de olor a gallinejas fritas y nos habremos transportado a una feria muy simpática . Porque, amigos y amigas, la pista de los coches de choque siempre estaba en las ferias de los pueblos de cierta entidad, rodeada de humo de las más variadas frituras que impregnaban las ropas de las masas que se aventuraban a gozar de los placeres que los feriantes ofrecían en sus atracciones de dudosa seguridad. Y esto último solo lo digo porque solía haber cables por el suelo de toda la feria, remendados con cinta aislante, en el mejor de los casos, conviviendo con charcos y boletos no premiados de la tómbola del Perro Piloto o la de Jamones y pequeños electrodomésticos.

Una vez ambientados, toca vestirnos para ir a la pista. Hay que tener en cuenta que vamos a un sitio donde los malotes y las Juanis de Bigas Luna mandan. Y tú, no puedes fallar. Para hacerlo un poco más esquemático, mi joven amigo, te lo hago ver con unas foticos.

Foto 1. Este eres tú. Así vas muy bien para ir al Insti, a la FP, o a la academia de Inglés pero no das miedo ninguno, más bien parece que estás pidiendo una ración bulling a los viandantes.
Foto 2. Estos orientales se han vestido y adoptan pose de malotes pero se nota que están disfrazados, cosa que es igual de mala o incluso peor. Sin comerlo ni beberlo te puedes ve envuelto con tus colegas en una pelea por algo tan nimio como haber mirado la tanga de una chica que baila en un margen de la pista.
Foto 3. Ya hemos visto que la facha de los chinos les ha jugado una mala pasada. Ahora que has aprendido que la pose es importante, ponte tu chaqueta del chándal, pero ojo, nada de ponerte una de esas vintage de Adidas, te pueden confundir con un moderno y sobarte el cuadro sin miramientos. La ropa debe ser deportiva y cantosona al mismo tiempo. Importante llevar anillacos de oro y una buena cadena con un Cristo o una hoja de María que nunca desentona. El calzado puede ser unas deportivas glitter con lengüeta por fuera o los siempre de moda “follamoscas”. Un poquito de gomina por los lados, unas gafas de sol de gansta y a triunfar guey.
Ahora que vamos bien vestidos, hay que entrar con decisión, pillar las fichas y apalancarnos alrededor de la pista mirando interesadamente y moviéndonos al ritmo de la música, pero levemente ¡eh!. Una vez montas en el coche puedes conducir de dos modos:

Modo A, denominado “Rebelde sin Causa”: En esta modalidad conduces intentando evitar el roce con los otros coches, demostrando así tu pericia y tu indolencia ante la diversión mundana. Es necesario llevar un pitillo encendido, mirar con desprecio a los que rodean la pista cuando pasas a su lado y dominar la marcha atrás ( del coche, quiero decir ).

Modo B, denominado “ El Terodáctilo “: Este modo es usado básicamente para ligar de una forma un poco primitiva, de ahí su nombre, y consiste en localizar un coche con chicas y intentar chocar con ellas. Es sencillo y ridículo, pero la pista es un mundo paralelo donde el amor y el poder se coaligan como Carod y Montilla.

Cualquiera de estos dos modos pueden ser jodidos por una persona que tiene total impunidad y que es como el Amo del Calabozo del chiporroteante mundo de los coches de choque. Estoy hablando..., sé que lo sabes avezado lector, el es “ El gitano que se sube de pié en la parte trasera de tu coche y pasa de uno a otro”. El rato que este hombre de esa etnia tan querida en La Hila ,esté en tu coche te robará todo el protagonismo. Si se monta da bandazos para que salte a otro coche lo antes posible.

No tengo más que añadir, solo desearte: Suerte en la Pista, amigo.

domingo, octubre 29, 2006

Fanny 2

No puedo comenzar a hablar de Fanny 2, sin hacerlo previamente de Fanny 1 ó Fanny. Remontémonos a 1986. Entonces yo era un rapaz inquieto que soñaba con poder ver al Barón descargar en el rockódromo de Leganés y estrenar mi muñequera de pinchos, que guardaba junto con las Lib y las Cartas Privadas de Pen en un oscuro cajón, alejado de las indagadoras manos de mi madre.

Desde casa de mis padres se podían oír los conciertos de rock y en las noches de verano me ponía en la terraza a escuchar atentamente. Aunque no había nadie en la calle, siempre estaba acompañado. En la terraza de mis vecinos estaba Fanny. Ella escuchaba conmigo aquella música del Diablo y me observaba mover la cabeza rítmicamente hacia adelante y atrás, o marcarme un air-guitar furtivo. Era una espectadora respetuosa pues nunca ladraba mientras la música sonaba. Fanny apenas salía de esos tres metros cuadrados en los que su perruna vida transcurrió hasta que a finales de ese año murió.

En 1987 llegó Fanny 2 a ocupar el sitio de Fanny. Fanny 2 era un perro macho, pequeño y bastante feo. Tenía pinta de estar siempre asustado y era huidizo. A diferencia de su antecesora, no presentaba ninguna inclinación hacia el heavy, por lo que no congeniamos demasiado. Creo que Fanny 2 claramente se dacantaba por la copla, que era lo que escuchaban mis vecinos, oriundos de Villacañas (Toledo), pueblo famoso por la fabricación de puertas.

Cuando había concierto Fanny 2 dormitaba al lado de su plato de comida. Todos los Fannys se alimentaron de lo mismo: sobras de comida de humanos. No hubo ni siquiera un día en que una latita de Pedigree Pal cayese por esa santa casa. Sin embargo las legumbres de todo tipo, garbanzos especialmente, eran la piedra angular del menú de los distintos Fanny. Había días en que comían gachas, que es un plato elaborado a base de harina de almorta, de aspecto posguerra, típico de Castilla La Mancha. Por supuesto el perro también comía gachas, al igual que patatas con bacalao, migas con sardinas ( el perro solo las raspas ) y demás platos con dudosas bondades nutritivas para los cánidos.

Durante un concierto de Rosendo, escuché un ruido extraño en la vecina terraza. Me asomé y vi a Fanny con mala cara al lado de una pota. El perro había vomitado la paella que se había apretado previamente. Silenciosamente fue a dormir y yo seguí rockanroleando.

Una semana después, al llegar a casa del colegio, mi madre me dijo que Fanny 2 se había tirado por la terraza. (vivíamos en un tercer piso)

- ¿Ha muerto?.- pregunté consternado.
- No, solo se ha partido una pata.- dijo mi madre.

Nunca volví a ver a Fanny 2, sé que fue a Villacañas a vivir con su pata rota, y supongo que su vida fue más feliz, o que al menos comería alguna vez carne, que es lo que comen los perros. Siempre atribuí a esa dieta el estado depresivo y taciturno de Fanny 2.

Fanny 3, vino a sustituir a Fanny 2, pero no volví a tener contacto con ella, porque ya iba a ver los conciertos al Rockódromo.

miércoles, octubre 25, 2006

La Gaita Charra

Este post no hace gracia, ni puede que te resulte interesante si no te gusta la música de tu pueblo. Así que te ahorro el trabajo de leerlo y o bien no lo comentas o dejas un comentario de este tipo, que los colecciono y me hacen mucha ilu.


Voy a hablar de la gaita charra. La gaita charra es una flauta de tres agujeros de madera con la embocadura de hueso de vaca y adornada con aros de madera, plástico u otro material, que se toca con una sola mano y se acompaña con el tamboril que se tañe con la otra mano. De modo que con un solo músico se podía montar un baile, dejando a un lado el dúo que existe en Castilla ( dulzaina y caja) o en la cornisa cantábrica ( gaitero y tambor) .Está emparentada con el txistu de Euzkadi, y se extiende por toda la Ruta de la Plata, llamándose de distinta forma en Huelva, León o Extremadura. Si os interesa saber más acerca del instrumento os dejo un enlace.


¿Cómo llegue yo a ella?. Cuando hice la mili, tenía varias tardes a la semana libre y no sabía bien como emplearlas dudaba entre batir un record de pajas o chupar paredes de cal. Por casualidad pasé un día junto a la casa de Salamanca, y oí a un señor mayor tocar la gaita charra ( yo no sabía qué era entonces ). Entré y le dije que estaba interesado en aprender a tocar eso. El hombre dudó pero accedió a enseñarme. Convencí a Mon ( gaitero, sátiro y amigo ) para que me acompañase en mi nuevo camino shaolín. Más tarde se unió Rusco di Carlo.

El hombre anteriormente descrito se llama Amador Martín, y en aquel momento era una sexagenario jubilado del transporte, que flipaba con ese arrebato de frikismo por parte de unos jóvenes sin aparentes taras físicas que deciden apartarse de la sociedad para entrar en el mundo oscuro y tenebroso mundo del hardcore rural. Este hombre a parte de tratar infructuosamente de que yo aprendiese a tocar ese diabólico instrumento durante un año, me enseño más que ningún profesor de los que haya tenido. Amador ejerció sobre nosotros un efecto Miyagui y no solo hablábamos de música. Las tardes que estábamos con él giraban en torno a todo tipo de temas profanos, tratados desde una lucidez que rara vez he visto en otra persona. Por su puesto, todo esto acompañado de un buen vino y si había hornazo pues no le hacíamos ascos.

Quizás no aprendiese a tocar la gaita charra, pero si a amarla. Es simple, rústica, sin afinación posible, con un sonido ancestral que sale del propio alma. Y esto que digo no es metafórico, para conseguir tocar una octava debes controlar el soplido y la cantidad de aire que expulsas, es algo parecido a emitir suspiro o soplar con rabia

Como dije nunca llegué a aprender a tocarla, más allá de dos o tres canciones. A parte de la dificultad de tocar la gaita charra se un el tema de que debes marcar el ritmo con el tamboril. Solo apto para gente muy coordinada.

Como curiosidad deciros que era el peor alumno, pero una vez Amador nos lió para tocar antes de un concierto de Mayalde ( al que admiro profundamente) y no me quedó otro remedio que tocar, bueno hice playback apoyándome en mis compañeros. La gente aplaudió y yo como buen farsante agradecí al público presente su ovación. Luego hablé un ratín con Mayalde y me sentí un auténtico miserable. Pero esta introducción a la música tradicional me ha traído grades beneficios en el ámbito personal y de otro tipo.

Aunque esas son otras historias.

sábado, octubre 21, 2006

Soporte publicitario

El pícaro Paco Teja, mete publicidad en los melones. Como podéis observar la publicidad no corresponde a la fruta, sino a otro alimento que vende: la jalea real.
Los nuevos caminos de la publicidad toman como nuevo soporte la fruta, una vez comprobado que el spam de la red, el sacar el producto en teleseries haciendo ver que Los Serrano toman mucha leche Puleva y mucha margarina Flora, el buzoneo, y demás tácticas no dan los frutos de antaño.

El anuncio no carece de cierta tensión sexual, pues la abeja Maya falsa parece que obsequia a la reina no solo con la jalea, sino que como propina le practica un cunnilingus, mientras el Willy trucho lame el ala de la regente en un acto con connotaciones claramente fetichistas. A todo esto la reina sonríe, y nos invita a coger un melón.

Cambiando de tema, os propongo ver un video de Journey, con dos adolescentes de escaso éxito en eso del amor haciendo playback. He elegido a estos dos nerds porque con su edad yo también flipaba con Journey y en mi casa hubo un papel pintado así. Años más tarde Steve Perry me jugó una mala pasada, cuando subí a mi casa con una estudiante de Bellas Artes y me pidió que pusiese algo de música. Se me ocurrió poner esta canción y se acabó la cita.

Conslusión: Si queréis seducir con oscuras intenciones a una estudiante de Bellas Artes nunca pongáis a Journey.

Journey - Midnight Train